Mantener la simbología del chavismo sin que la consigna sustituya la política

A propósito de las elecciones internas para la escogencia de candidatas y candidatos a gobernaciones y alcaldías de nuestro Psuv, en uno de los estados más importante del país se cuestionó el uso constante por un gobernador de una simbología que no es característica de la Revolución Bolivariana y del Chavismo.

Para quienes militamos en la izquierda la simbología no es un simple elemento propagandístico. Las consignas, los colores, las banderas y los símbolos expresan el acumulado histórico de la lucha de las y los trabajadores, de los pobres y excluidos, de nuestros mártires y de nuestros líderes y liderezas.

La Símbolos no es una cuestión de forma sino de fondo, es la síntesis de nuestras ideas, de nuestro programa de lucha y de nuestra visión estratégica que defendemos con nuestra propia vida, por ello en nuestra revolución no deja de estar presente nuestra simbología y nuestras consignas: Bolívar, Chávez, el Socialismo, la Comuna.

Las consignas y nuestros símbolos no alejan al pueblo de nuestra revolución, lo aleja la falta de coherencia entre lo que decimos y hacemos, nuestros errores o hacer política desde la mentira. En el siglo XXI el llamado “marketing político” y el uso de nuevas maneras de comunicarse como las redes sociales pueden desarrollarse dentro de la revolución sin perder el rumbo y el horizonte. La simbología tampoco se trata de sectarismo no de estar uniformados sin reconocer la diversidad de nuestro movimiento. Un buen ejemplo de que se puede adaptar la forma sin perder el contenido fue cuando asumimos en campaña los ojos de Chávez con una gama multicolor en las camisas.

Pero del mismo modo, a pesar de la importancia de la simbología, ésta no es nada sin el desarrollo de la política y de nuestras ideas en la práctica cotidiana. Las consignas sin acompañar al pueblo en sus luchas serán sólo consignas al aire que no encontrarán identidad con ese pueblo, sin el desarrollo de la democracia participativa y protagónica, y sin un mandar obedeciendo desde el poder del estado burgués que aún no termina de morir, el grito de “Comuna o Nada” será eso, sólo un grito.

Sigamos defendiendo nuestra simbología, llevemos con honor los ojitos de Chávez y acompañemos sus ojos siendo como Chávez en nuestra práctica política, seamos y vivamos como pueblo, mandemos obedeciéndolo para que la lucha siga y siga!.

1 Comentario

  1. EPA kmarada, es excelente tu escrito es un llamado a la conciencia Revolucionaria Chavista, y es mantener vivo el Legado de nuestro Comandante eterno Hugo Rafael Chávez Frías ( hay que escribir siempre su nombre completo, debe ser la simbología primogénia), y más en estos tiempos cuando hay rojos- rojitos que buscan un Chavismo sin Chávez.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s